Situaciones masculinas que despiertan los celos en una mujer

lakebuena

No nos cuenta algo que sí le contó a otra persona:

¿Cómo estuvo tu día?

Normal. No pasó nada fuera de lo común. Y en la comida familiar del domingo su madre le pregunta: ¿pudiste resolver ese problema que tuviste con tu jefe?¿Y por qué a mí no me contaste nada?

Coquetea con otra mujer: ¡y peor cuando lo hace delante nuestro creyendo que no lo vimos! Y lo que enciende nuestro enfado es cuando nos dice «son cosas tuyas», «viste cualquier cosa». O cuando le envía mensajes de texto a una compañera de trabajo un tanto tiernos: «Hola linda», «corazón», «preciosa». ¿Realmente es necesario?

Su afición se vuelve una rutina excluyente: llegamos a casa antes y tratamos de resolver todos los pendientes para dedicarnos a él cuando llegue… ¡Pero él llega y se va a jugar al Play! Sentirnos dejadas de lado no nos gusta ni un poquito, y menos cuando la situación se repite día tras días.

mujercelosa

Comenta lo linda que es la nueva compañera de trabajo: entonces le pedí a «fulana», la chica nueva, muy bonita es, que me alcanzara las carpetas. ¿Es necesario mencionar lo linda que es? ¿A quién le importa si es o no linda?

Sale a comer con esa amiga que no nos simpatiza: justo con esa amiga, que desde que la conocimos tenemos la firme convicción de que si él le hubiese dado un poquito de atención ella le hubiera declarado su amor. Él dice que nunca pasó nada, pero estamos seguras de qué antes de nosotras hubo algo entre ellos que, por suerte, nunca pasó a mayores. image-58456