NOTA INSÓLITA:Intenta robar un sándwich con un revolver

tttigres

Un ladronzuelo quiso apropiarse del cena de un trabajador y lo amenazó con un arma en la cabeza. Luego se acobardó, y huyó.

Garry Bell, un sereno de una pequeña fábrica en la ciudad de Aukland, Nueva Zelanda, se vio sorprendido cuando un adolescente lo frenó en la calle y le apuntó con su revolver en la cabeza para robarle las bolsita donde llevaba un sándwich de queso y cebolla, papas fritas y una botellita de gaseosa.

Al sentirse amenazado por el muchacho, Bell no se amedrentó, y a pesar de tener el frío metal de la pistola apoyado en la sien, enfureció y empezó a insultar al ladrón. Tal vez avergonzado y sin respuestas ante la imprevista reacción de su víctima, el adolescente guardó el arma y salió corriendo sin el sabroso botín.

"Pensé que se trataba de una broma", declaró Bell a las autoridades. Resulta que Garry siguió camino a su trabajo luego del incidente, y recién hizo la denuncia a la mañana siguiente. "No pensé que el arma fuera real", prosiguió con la declaración, "y definitivamente disfruté muchísimo ese sándwich que el ladrón no logró arrebatarme".